La reforma fiscal que viene

El viernes día 20 de junio se reunió el Consejo de Ministros. En su agenda trató el anteproyecto de una nueva reforma fiscal que no será efectiva durante el 2014 si no a partir de 2015.

El gobierno de la Nación ya ha anunciado que se van a aprobar algunas modificaciones  que afectarán a los impuestos actuales. Más que de reforma fiscal, como se ha venido hablando, se trata en realidad de una revisión a la baja de ciertos impuestos.

Las principales novedades son las que afectan al Impuesto sobre Sociedades y al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Respecto del IVA, según declaraciones del propio presidente del Gobierno realizadas el sábado día 21, éste no se subirá, a pesar de las recomendaciones de Bruselas de que sí se hiciera.

El objetivo de la reforma será, según se encuentra en el documento publicado en la página del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, impulsar la creación de empleo, reducir la fiscalidad de las rentas del trabajo, dinamizar el crecimiento económico, y favorecer el ahorro y la inversión.

Lo anterior debería permitir que los ciudadanos dispongan de mayor liquidez, lo que ayudaría al crecimiento del producto interior bruto, vía consumo de los propios ciudadanos, vía ahorro, que se traduce en inversiones de los propios ahorradores.

Cabe preguntarse si estas medidas ayudan a combatir el déficit, pues a priori el gobierno recaudará menos impuestos. No obstante el consumo y la inversión deberían ser mecanismos generadores de nuevos recursos para el Estado, por la vía de una posible mayor recaudación de impuestos, a través de tipos impositivos inferiores, vía creación de empleo.

Las principales medidas adoptadas son las siguientes:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

En lo que concierne a IRPF, se reducen los tramos actuales de la base general de 7 a 5 como se muestra en la imágen:

Cuadro Comparativa Tramos IRPF 2014-2015-2016

Comparativa IRPF 2014-2015-2016

Entre los tramos eliminados, figura el referido a las rentas más altas superiores a 300.000€. Ahora el tipo máximo lo pagarán aquellos contribuyentes con rentas superiores a 60.000€.

Los tipos máximos actuales están en el 52%. En 2015 el tipo más alto será del 47%, y en 2016 del 45%.

Por el extremo contrario, el tipo mínimo actual, del 24,75%,  será igual a un 20% en 2015, y 19% en 2016.

En palabras del propio Gobierno de la Nación, la rebaja media para todos los contribuyentes es de un 12,5%.

Entre las novedades, también se encuentra la exención de rentas por debajo de 12.000€.

Respecto a las rentas del ahorro (como dividendos, intereses o ganancias patrimoniales), también se revisan a la baja los tipos porcentuales y tramos actuales, según sigue:

Base del ahorro 2014 2015 2016
Hasta 6.000 21 20 19
6.000,01 a 24.000 25 22 21
24.000,01 a 50.000 27 22 21
50.000,01 en adelante 27 24 23

Así mismo bajarán las retenciones que se practican en el IRPF. Así mismo, en declaraciones del Ministro Cristóbal Montoro, del domingo día 22, a la agencia Efe, se adelantó que se reducirán las retenciones a trabajadores autónomos con rentas hasta 12.000€, con efectos inmediatos desde julio de 2014, sin esperar a 2015. También se han anunciado medidas para rebajar las retenciones de los autónomos que actúan como administradores de sociedades.

También se contemplan nuevas ayudas fiscales a las familias y personas con discapacidad.

Las medidas anteriores afectan a la parte estatal del impuesto, aunque no a la autonómica, que corresponderá a cada Autonomía los ajustes posteriores en consonancia con los del Gobierno central.

  • Impuesto sobre Sociedades

Respecto del Impuesto sobre el beneficio de las empresas, se reduce el tipo habitual general del 30 al 28% a partir del 2015, y al 25% desde 2016.

Durante 2015 (y solo en este año pues luego se reduce), las Pymes podrán tributar al 25% por los 300.000 primeros euros de base imponible, como ya ocurre actualmente.

Las pequeñas y medianas empresas podrán llegar a tributar a un tipo del 20% si aplican las denominadas “reserva de nivelación” y “reserva de capitalización”.

Para los emprendedores, según se disponía en la Ley 14/2013, se respeta el tipo reducido del 15%.

Realmente parece tener todo el sentido la presente reforma, pues está demostrado que las subidas de impuestos solo potencian el fraude fiscal. Sin embargo, el éxito de la reforma dependerá de que las expectativas de crecimiento para 2015 que maneja el gobierno se cumplan, en otro caso es probable que caiga la recaudación fiscal,  lo que influirá en los recursos del Estado y en el déficit.

José María Moyano, Socio, Director del Área Fiscal de Adarve Abogados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: