Cambios en los tipos de retenciones de IRPF tras la nueva reforma fiscal aplicable en 2015.

¿Cómo pagar en 2015 retenciones que pertenecen al 2014? La enésima reforma legal efectuada en la normativa fiscal, aplicable para el año 2015 ha contemplado, entre otras modificaciones, una bajada en todos los tipos de retenciones, afectando a casi todos aquellos profesionales que emiten facturas con retención. Asimismo se volverán a modificar a la baja para el ejercicio 2016.

Las modificaciones de dichos tipos suponen en ciertos casos algún que otro quebradero de cabeza en cuanto a su aplicación práctica, tanto para quien recibe la factura con retención (el destinatario de la misma), como para quien la emite debido a que, inevitablemente, tenemos un intermediario invitado en la operación: nos estamos refiriendo a la AEAT, que nos impone la retención.

Lo primero que hay que recordar son los cambios en los tipos de retención aprobados recientemente, por lo que resumimos los principales en el siguiente cuadro:

Tipos retención IRPF 2014-2015

Estas retenciones practicadas están directamente ligadas con la Declaración de la Renta de estos profesionales, y dichas retenciones ingresadas a su nombre por el pagador en la AEAT las podrán deducir de la cuota tributaria a pagar en su Renta, en función del año en el que se hayan declarado e ingresado.

Pero esta rebaja de tipos también destapa la siempre problemática cuestión sobre a qué ejercicio debemos imputar la retención, principalmente cuando lo que sucede es que la factura (con retención) nos haya llegado demasiado tarde, de forma que no se ha podido incluir en el trimestre oportuno para la realización del modelo 111 ni en consecuencia en el modelo resumen anual.

– Obligaciones y derechos del profesional que ha emitido la factura:

  1. Para el ejercicio 2014: siempre que le hayan pagado sus facturas, y le hayan practicado sus retenciones antes de la presentación de la Renta de 2014 (mayo-junio 2015), el profesional puede deducirse la retención en su IRPF 2014, aunque la retención se la hayan practicado en 2015, antes de mayo.
  2. Para el ejercicio 2015: si las retenciones le han sido finalmente practicadas más allá de junio 2015, debe presentar una declaración rectificativa de la Renta 2014 a esa fecha presentada.

Hay que reseñar que la obligación de retener reside en el receptor de la factura, por lo que realizar dicha retención en tiempo y forma será la consecuencia más importante que podrá provocar una sanción en el caso de ingresar retenciones de IRPF incorrecta o extemporáneamente.

Dicha problemática de imputación de ejercicio ha sido tratada por la AEAT en algunas consultas, y la respuesta parece clara; pero lo que no está resuelto es el decalaje que se puede producir por la imputación de la retención en dos ejercicios distintos y que puede conllevar a un Requerimiento de documentación por parte de la AEAT.

Veamos exactamente el problema, que son en realidad dos:

I) Respecto del momento en que se debe practicar la retención y declarar en el modelo 110, actualmente el modelo 111, la consulta de la DGT de 24 de marzo de 2004 lo aclara. Dicha Consulta hace referencia al art. 73.1 del Reglamento de IRPF antiguo, aunque actualmente viene recogido en el art. 78 del Reglamento en vigor (Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas –RIRPF-).

El artículo 78 del RIRPF en vigor, relativo al nacimiento de la obligación de retener o de ingresar a cuenta, establece “Con carácter general, la obligación de retener nacerá en el momento en que se satisfagan o abonen las rentas correspondientes”.

Es decir, si se paga la factura en 2015, la retención se practica en 2015.

Como hemos indicado antes, la obligación de retener e ingresar a cuenta es de la empresa que recibe la factura, por supuesto siempre que la factura recibida esté a su nombre. Pero dicha obligación de retención solo nace en el momento en que se satisfagan o abonen las rentas objeto de retención (art 78.1 RIRPF); es decir, que hasta que no se produzca el pago de la factura con retención, no surge la obligación para el retenedor de ingresar las correspondientes cantidades a la AEAT y por tanto de incluirlas en el modelo 111 de retenciones. Esto implica que, por ejemplo, para el caso que paguemos una factura con retención con una fecha distinta al año de la fecha de emisión e ingresemos la retención a la AEAT, no estaríamos actuando incorrectamente; no obstante el problema radicará en la imputación de dichas retenciones, que no se producirá hasta finales del año mediante la declaración informativa anual, el modelo 190.

Las consecuencias que se provocan por estas situaciones avocan a que la AEAT no tenga la información correcta de los datos de dichos profesionales y que las retenciones que les aparezcan en el borrador de la renta anual no concuerden con sus datos, o lo que es lo mismo, sean incorrectos.

II) Respecto del tipo de retención en vigor, se recogen en el mismo Reglamento, artículo 95 y en la Disposición transitoria decimotercera, los tipos de retención aplicables en 2015:

Asimismo, en el período impositivo 2015, el porcentaje de retención del 35 por ciento previsto en el artículo 80.1.3.º de este Reglamento, será el 37 por ciento; los porcentajes de retención del 18 por ciento previstos en los artículos 80.1.4.º y 95 de este Reglamento, serán el 19 por ciento; y el porcentaje de retención del 45 por ciento previsto el artículo 114.3 de este Reglamento, será el 47 por ciento.

Por otra parte la normativa también nos indica que para el cambio de aplicación de tipos, como nos sucede en los años actuales, deberemos aplicar la correspondiente o aplicable en el momento del pago, es decir que hay que ajustar unilateralmente la retención y el importe de la misma, el obligado a retener solo distribuyendo el pago entre el profesional y la AEAT (art 79 RIRPF).

Esta situación de decalaje es precisamente la que no soluciona expresamente la normativa y que queda siempre a expensas de un posible proceso de solicitud de información por parte de la AEAT para que cada una de las partes demuestre la correcta aplicación de la normativa.

A modo de síntesis respecto de las facturas emitidas en 2014 que no han sido registradas hasta 2015, manifestamos lo siguiente:

  1. Durante 2015 debe pagar las facturas, con el tipo de retención actual y en vigor durante 2015 (19%), aunque en la factura figure un 21%.
  2. Debe declarar las retenciones practicadas y abonadas en 2015 (aunque correspondan a facturas de 2014) en el modelo 111 del primer trimestre de 2015.
  3. En muchos casos no van a coincidir los datos declarados por los proveedores (emisores de las facturas) con los que tenga la AEAT, pero esta situación es inevitable, salvo que el retenedor proceda a presentar declaración complementaria del modelo 111 del último periodo, junto con el modelo 190 (Resumen anual).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: